lunes, 22 de septiembre de 2014

Aborto Cero, YA




Ayer estuvimos en la quinta manifestación por la Vida organizada por Derecho a Vivir. Fuimos todos, excepto el segundo de mis hijos, que está en otra ciudad estudiando. Como siempre, ambiente festivo para denunciar una realidad aberrante y tremendamente injusta: la del aborto.
Como todos sabéis, 300 seres humanos son abortados cada día en España ante la pasividad de nuestra sociedad, y el beneplácito de una ley del aborto completamente injusta (por lo demás, cualquier ley que sacrifique la vida humana en favor de otras prioridades, lo es).

Mariano Rajoy se comprometió a revisar esta ley y a defender el derecho a vivir del aún no nacido, pero las palabras se las lleva el viento, y quizás por las presiones de los votos, o por "quedar bien" con todos, lo cierto es que se está dejando arrastrar por lo políticamente correcto (pero moralmente nefasto) y pretende aparcar la reforma de la ley del aborto.

Pero somos muchos los que ayer le recordamos, y se lo seguiremos recordando hasta el término de su legislatura que ese camino le llevará a la debacle. Este sinsentido le pasará cuentas. Tiene una responsabilidad muy seria como jefe del gobierno, y una responsabilidad moral enorme en un asunto del que dependen 300.000 vidas al año. No vale mirar para otro lado. NO vale hacerse el distraído. Si no tiene agallas para enfrentar este asunto, más vale que coja las maletas y se vaya a su casa.

 Cada responsabilidad que asumimos en nuestra sociedad ha de estar enfocada a buscar el bien común, del conjunto de la sociedad y de cada persona en particular, y esa defensa del bien moral es lo que nos hace PERSONA con mayúsculas. Cuando esto no está en el punto de mira de nuestro trabajo diario, la aguja de la brújula no está ajustada y conviene revisarla.