jueves, 18 de septiembre de 2014

Caminando con Él - Evangelio 19-septiembre 2014




En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes. (Lc 8, 1-3)



Hoy, en este evangelio, se nos presenta a Jesús acompañado de los doce discípulos y de algunas mujeres. En principio, parece un evangelio un tanto insulso, sin enjundia, pero no, precisamente en lo ordinario, en lo cotidiano está el verdadero encuentro con el Dios de nuestra vida. Ahí, en esa pequeña comunidad formada por Jesús y las personas que le acompañan constantemente, con fidelidad en el corazón, ahí, es donde el Señor de la historia realizará cada milagro particular, personal, con cada uno de ellos. 

¿Qué mayor milagro que cambiar el corazón y la forma de ver la vida de aquellos que le acompañan día sí, y día también? De María la Magdalena, dice Lucas, echó siete demonios… la relación de tú a tú con el Señor hace esto: cura, sana, renueva por dentro. Y la casa quedó limpia, ordenada, según se nos dice en otro pasaje bíblico… igual que la “casa” de cada uno de nosotros, que leemos estas líneas; el Señor regala a los que le acompañan vivir una vida plena, gozosa, donde se toca, cada día, el amor que Dios tiene por sus elegidos. Ánimo, hermanos, porque aún sin proponérnoslo, hemos elegido la mejor parte, estar con Él, y eso no nos lo quitará nadie. Que paséis un buen día.                                                                                                                                Victoria Luque.